La terapia con Pirámides o terapia Piramidal, lleva más de 40 años de aplicación. Una de las primeras personas que las utilizó en pacientes, fue el Dr. Ulises Sosa Salinas en Camagüey. Como médico ortopédico comenzó su recorrido combinando con las pocas medicinas de las que disponían en Cuba en ese momento, magnetoterapia y pirámides energéticas. Personas con gangrena, con todo tipo de artritis y artrosis, con alteraciones cutáneas, retención de líquidos, inflamaciones, roturas de huesos y articulaciones y muchas otras afecciones, consiguiendo una recuperación total en el 75% de los casos y una notable mejoría en el 25% restante.

Igualmente el investigador y antropólogo Gabriel Silva también aportó datos de interés para la aplicación de la Terapia Piramidal.

Desde el 2008 nuestro trabajo de investigación y aplicación terapéutica, nos ha aportado muchas satisfacciones. Muchas personas se han sumado a nuestro proyecto de forma cooperativa y entusiasta.

Nuestra forma de terapia está basada:

  •  En el respeto hacia el Ser Humano que tenemos delante.
  •  Comunicación para crear conciencia de la situación hasta donde la persona pueda permitirse.
  •  Acoger y acompañar con sinceridad.
  •  Conexión desde la empatía y por tanto facilitar hacer elecciones para un cambio real.
  •  Al mismo tiempo que utilizamos esta herramienta poderosa de Autoconciencia: La Pirámide.

La Pirámide en si misma crea un efecto que ordena. Según las investigaciones, con mucha más facilidad e intensidad cuando se encuentra orientada hacia el norte y sobre un lugar plano, alejada de aparatos eléctricos o electrónicos y sobre material paramagnético. Se va creando el huevo piramidal por la exclusión de partículas subatómicas, en especial neutrinos, al mismo tiempo ese huevo va creciendo y se expande creando la Atmósfera Piramidal . De la misma forma que el Universo tiende al orden, la energía que se mueve a través de la combinación de los campos magnéticos terrestres y universales con la forma de la pirámide tiende a ordenar todo lo que se expone a este campo de Energía Piramidal.

Lo que llamamos enfermedades son alteraciones que generan un desorden en el funcionamiento natural de nuestro organismo. Por medio del efecto de similitud descrito por Linus Pauling, que luego hemos llamado fractalidad, es decir, lo que es en lo grande se manifiesta igualmente en lo pequeño y viceversa, recordamos y estimulamos la recuperación de dichas funciones naturales.

Efectos:

  •  Miorelajación (relajación a nivel celular), si hay relajación a ese nivel tan profundo nuestro cuerpo y mente se relajan desde el interior.
  •  Exclusión de radicales libres y por tanto frena el proceso oxidativo de las células. Es por esto que se habla de rejuvenecimiento. También está asociado a la ordenación de las moléculas del agua. Cómo ya sabemos, desde que fue observada a través del microscopio electrónico, las moléculas de agua son 5(H2O) en forma de pirámide a la escala del número phi y por tanto a la escala de la Gran Pirámide de Giza. Por el efecto de similitud, la pirámide ejerce una influencia sobre estas moléculas y sobre todo en aquellas que han perdido su forma debido al estrés ambiental, físico o emocional.
  •  Reparación del ADN y eso permite que cada célula cuente con la información original, es decir que cumplan su función en un estado de equilibrio natural. A esto lo llamamos homeostasis. Facilita, que por ejemplo, las células del hígado estén activas y dispuestas para cumplir sus funciones al 100%.
  •  Generación de un ambiente bacteriostático, es decir que aquellas bacterias saprófitas, que hacen que nos enfermemos, mueran de inanición, falta de alimento.

También podemos trabajar con el efecto de la Antipirámide inferior, que por explicar de forma simplificada, recoge las partículas excluidas de la formación del huevo piramidal generando un ambiente bactericida y antiparasitario.

WhatsApp chat