Huerto

El huerto y los jardines son lugares donde el efecto de la Energía Piramidal se ve de una forma muy evidente. Las formas en las que podemos influir son: a través del agua para riego, exponiendo los fertilizantes a esta energía, colocando pirámides en lugares estratégicos.

Tanto con Energía Piramidal como Antipiramidal. Dependiendo del efecto que queramos y necesitemos, bacteriostático o bactericida.

Se estimula el crecimiento y la producción, también la calidad nutricional de la cosecha, que llega a ser el doble o incluso el triple que una planta que crece fuera de estas condiciones.

Las semillas que se conservan en pirámide mantienen al menos durante cinco años sus propiedades reproductivas. A la vez han sido encontradas semillas de cereales antiguos, dentro de la Pirámide de Giza que se plantaron, germinaron y produjeron plantas fértiles.

WhatsApp chat