Conservación de alimentos

Uno de los efectos más sorprendentes de la Energía Piramidal es la  momificación cuando exponemos un alimento el suficiente tiempo.

Por ejemplo la carne comienza a deshidratarse hasta secarse completamente. Las moscas que normalmente depositan sus huevos y que generan putrefacción, no afectan en este proceso. Pudiendo ser consumida seca o rehidratada.

El ambiente bacteriostático que hace que las bacterias saprófitas mueran de inanición, por falta de alimento, impide la putrefacción en cualquier producto que depositemos en el interior de la pirámide. Al mismo tiempo, tener en cuenta que si los productos que  pongamos ya han iniciado el proceso de putrefacción, es posible que mientras la Energía Piramidal comienza a actuar de manera profunda, dicho proceso continúe. Dependiendo del modelo y tamaño de la pirámide. Es por esta razón que se recomienda depositar las frutas y verduras cuando empieza el proceso de maduración.

Las frutas y las verduras expuestas a la Energía Piramidal comienzan un proceso de deshidratación, al mismo tiempo que mejora la calidad del alimento. De la misma forma que en nuestro cuerpo se genera una exclusión de radicales libres y por tanto una ordenación de las moléculas del agua, en estos alimentos ocurre lo mismo.

Incluso aunque estén fuera de la planta, las células se mantienen vivas mucho más tiempo, mínimo 3 veces más que en condiciones ambientales.

Los pesticidas son eliminados por el efecto de la aceleración de partículas subatómicas, en especial los neutrinos, y son derivados a la antipirámide inferior que recoge el 85% de este material. Probablemente el 15% restante sea recogido por la antipirámide superior, aunque está en estudio todavía.

Todo lo que es diferente de la naturaleza original o sea que altera el ADN es excluido para crear orden. Aunque la mayoría de los alimentos que consumimos están alterados genéticamente, en el ADN se mantiene la versión original. Solo necesita ser activada en las condiciones óptimas y la Energía Piramidal crea estas condiciones.

Hay estudios que aseguran que la esterilidad generalizada en el mundo occidental tiene su origen en el consumo de alimentos estériles, por la modificación del ADN. Del mismo modo que hay estudios que certifican que cuando se crean las condiciones ambientales adecuadas el ADN se repara y vuelve a su estado natural.

Si los alimentos que elegimos para el consumo tienen un origen biológico todo este proceso es mucho más rápido, las cantidades de materia contaminante que necesita manejar la Energía Piramidal son menores.

Con todo esto podemos concluir que cuando consumimos alimentos que hemos expuesto en el interior de una pirámide, que está construida con las proporciones del número áureo o phi, o lo que es lo mismo, a escala de la Gran Pirámide de Giza, nos beneficiamos de un producto que nos aporta muchos más nutrientes, está más vivo y nuestras células consumen menos cantidad de energía para procesarlo.

Células Felices equivale a Personas Felices.

WhatsApp chat