Apicultura y Apiterapia

Las abejas son unas aliadas de incalculable valor para la Humanidad. Son las responsables de la mayor parte de la polinización en este planeta. Su salud y su sistema de orientación se ven afectados por los contaminantes, tanto de origen químico como por ondas u otras alteraciones electromagnéticas. Todo esto debilita su sistema inmunitario. A parte de sus depredadores naturales nos hemos convertido en su mayor depredador. Al mismo tiempo si desaparecieran, nuestra humanidad se extinguiría en menos de 50 años.

Algunas de las plagas que suelen afectarles son la varroa que es un ácaro que absorbe la hemolinfa de larvas y abejas adultas, y la ascosferosis que es una infección por hongos que convierte a las larvas en momias.

En las investigaciones que se están realizando aplicando Energía Piramidal para prevenir y Energía Antipiramidal para eliminar estas plagas, se ha comprobado que la ascosferosis se elimina más fácilmente que la varroa. En sesiones sistemáticas tanto diurnas como nocturnas. Con este tipo de tratamiento se evita que haya quema masiva de colmenas. Otro beneficio adicional es el aumento de la producción y calidad de la miel. La razón es que las abejas disponen de mayor cantidad de energía y por tanto de actividad, llegan más lejos y recogen más polen y más variado. También el efecto de la pirámide al eliminar las bacterias permite que la miel sea más pura.

En aplicaciones para apiterapia es recomendable mantener las abejas dentro de una pirámide expuestas a la Energía Piramidal, de la misma forma, en cada sesión mantener a la persona en Energía Antipiramidal permitiendo así que la apitoxina tenga un mayor efecto. Como apiterapeuta tener las precauciones necesarias, se recomienda hacer la prueba de tolerancia a la apitoxina en todas las sesiones, sin dar por hecho que la pirámide va a resolver dicha intolerancia, igualmente abstenerse en caso de inflamaciones, en tales casos usar únicamente la pirámide.

WhatsApp chat